Escoger el suelo para cada espacio

Escoger el suelo adecuado

A la hora de seleccionar el suelo adecuado para cada espacio de la casa debemos combinar nuestros gustos personales con otros factores más funcionales.

El primer paso es considerar el trafico y el uso que se le dará a la habitación. No es lo mismo el uso de una pareja sin niños que el de una familia de cinco miembros con un par de perros. Debemos ser realistas y considerar la probabilidad de que el suelo este expuesto a humedad, con que frecuencia se limpiará y que expectativas de durabilidad estamos dispuestos a aceptar.

Para la cocina debemos fijarnos sobre todo en la durabilidad y la facilidad de limpieza. Los suelos de cerámica son la mejor solución y la más común, Los suelos cerámicos ofrecen una gran durabilidad y resistencia a arañazos y roturas pero es importante buscar modelos con texturas que eviten posibles resbalones. La madera es una opción menos común, pero también aporta una notoria calidez al espacio. Un buen suelo de madera soportará perfectamente altos volúmenes de tráfico pero una vez instalado es recomendable realizar algún tipo de tratamiento impermeabilizante para hacer frente a las frecuentes salpicaduras y otros accidentes. Los suelos laminados son otra opción interesante para la cocina, pero deben pertenecer a una gama apta para entornos húmedos.

En el baño el suelo seleccionado deberá soportar mucha más humedad, por lo que la recomendación en este caso es buscar soluciones cerámicas de nuevo, desde luego si el presupuesto lo permite podemos poner un suelo de mármol o granito, alternativas muy funcionales y estéticas.

Para el resto de áreas, realmente depende de nuestros gustos, las baldosas son la opción más funcional y resistente, además están disponibles en todo tipo de acabados, incluso simulando madera. El problema de las baldosas es su frialdad y su rigidez bajo los pies.

La madera es por supuesto más cálida y tiene una belleza y elegancia natural. Con el tratamiento adecuado es resistente a las manchas y resulta fácil de limpiar, además siempre puede ser tratada para recuperar el aspecto inicial con un lijado y un barnizado profesional.

Por ultimo están las opciones de tarima flotante y laminados sintéticos, donde la superficie que pisamos consistirá en una lámina colocada sobre una base de densidad media que es menos sensible a la humedad que la madera natural, de modo que pueden ser una alternativa al suelo de madera por su menor coste. Debemos tener en cuenta que un parquet flotante puede ser lijado una o dos veces según su grosor, pero un laminado sintético deberá ser sustituido si es dañado.

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR